Volver a la oficina o seguir trabajando desde la casa: Un debate en tiempos de pandemia

¿En la oficina o teletrabajo?

Establecer horarios claros y ofrecer tranquilidad a los empleados permitirá fortalecer el vínculo entre empresa y trabajador, mejorar la motivación y desempeño.

 285 Vistas Totales,  10 Vistas hoy

Uno de los principales debates que se ha generado dentro del mundo laboral es acerca del teletrabajo. Lo que un año atrás era un beneficio que las empresas utilizaban para atraer y mantener talentos, ahora, como consecuencia de la pandemia, se volvió una nueva realidad. Las funciones diarias se mantienen, pero el mapa de trabajo es diferente, con nuestras mesas de comedor se convirtieron en escritorio y el espacio físico que compartíamos con nuestros compañeros en la oficina evolucionó a una pantalla dividida en las reuniones zoom.

Si bien la amenaza del COVID 19 está lejos de acabarse, lentamente se están abriendo la posibilidad de regresar a las oficinas, sin embargo, existe cierta resistencia a esa posibilidad. Tanto por la seguridad de los empleados, como también la eficiencia mostrada durante los meses de confinamiento, son argumentos para mantener un nuevo sistema que ha conseguido resultados desde su forzada implementación

Esta dinámica es sin duda atractiva de mantener por diversos motivos.  En términos económicos, el trabajo a distancia significaría un ahorro significativo para el área gerencial, ya que se disminuirían significativamente los gastos administrativos por arriendo, mantención y compra de implementos de oficina, como también para los empleados, quienes necesitarían utilizar menos el transporte público o sus vehículos propios para trasladarse a sus respectivos trabajos.

Este último punto también es seductor en términos personales, particularmente en quienes residan en ciudades de alta densidad vehicular: el teletrabajo también impacta en la calidad de vida, ya el tiempo gastado en luchar contra el trafico puede ser empleado para temas personales o familiares, disminuyendo nuestros niveles de estrés y cansancio.

No obstante, los seres humanos no somos pantallas, somos animales sociales. Las pequeñas conversaciones de escritorio sobre la vida cotidiana o sobre consultas específicas de algún proyecto, el café de la mañana o el almuerzo grupal, son parte importante de las dinámicas laborales que ayudan a conformar un equipo, detalles que no son tan fáciles de replicar frente a un computador.

El compromiso por un trabajo puede verse perjudicado cuando no te sientes parte de una empresa, como también es difícil mantener una identidad de equipo cuando las partes no están unidas, e incluso cuando ni siquiera conoces a las personas que integran tu grupo.

Por otro lado, el contacto diario entre pares y jefatura tiene varios beneficios. Por ejemplo, Un dialogo continuo entre integrantes de equipo fomenta la colaboración y la confianza para entregar retroalimentaciones. Además, una parte del aprendizaje sobre las metodologías de la empresa, como nuestras funciones ligadas a nuestros cargos provienen de comentarios y sugerencias directas por parte de nuestros compañeros de oficina.

Si bien el teletrabajo nos brinda mayor libertad, es difícil mantener un balance entre el trabajo y el hogar, cuando ambas realidades están situadas en el mismo lugar, particularmente cuando los trabajadores tienen hijos o familiares a quienes cuidar. Los horarios de trabajo se pueden prolongar con mayor facilidad si no se establecen limites, lo cual puede perjudicar ese tiempo libre que el empleado tanto ansiaba conseguir bajo esta modalidad, al igual que un estado permanente de sedentarismo puede provocar graves problemas para la salud.

Blog de Artículos del Mundo Laboral | capitaldetrabajo.cl

Te ayudamos a buscar tu nuevo trabajo

  • Planes de 4 o 6 meses desde $100.000 por mes
  • Paga con Tarjeta de Débito o Crédito, o Transferencia Bancaria.

Dado este debate, es necesario establecer un punto de equilibro entre ambas partes. La interacción presencial permite comunicarnos con nuestros pares sin tener que preocuparnos de posibles problemas de señal, pero la posibilidad de dormir una hora extra antes de comenzar la jornada diaria sin duda puede mejorar nuestro estado de ánimo y productividad.  Cada posición tiene sus beneficios como sus falencias, pero si se logra generar una estructura clara de trabajo que le entregue lo mejor de ambas partes, puede ser bastante beneficioso en cuanto al desempeño y motivación por parte de los trabajadores.

Por ejemplo, establecer horarios presenciales y días en casa permite disminuir costos, brindar una flexibilidad atractiva para talento joven y ayuda mejorar el balance trabajo hogar en los empleados, al mismo tiempo que puede ayudar a fortalecer los vínculos con su empresa y compañeros de equipo.

Independiente de la postura que uno pueda tener dentro de este debate, sólo existe una verdad: en tiempos de incertidumbre, es necesario que las empresas ofrezcan tranquilidad a los empleados, pero que se establezcan metodologías que permitan conseguir resultados que ayuden a mantener el negocio a flote.

No pierdas Tiemplo, contrata tu plan de asesoría en empleabilidad en capitaldetrabajo.cl