¿Se acabó la gallina de los huevos de oro?

 43 Vistas Totales,  1 Vistas hoy

La situación económica y financiera por la que atraviesa el país actualmente sin duda se verá reflejada en ajustes de presupuestos  e inversiones en todos los sectores. En el caso de la Minería, estos ajustes repercuten a nivel nacional.

gallina de los huevos de oroAl discutir el Presupuesto 2016, en el Congreso se consideró una base de un crecimiento de 2,7% el próximo año, con un déficit sobre el 3% del PIB. Hacienda por su parte advierte que esta situación podría extenderse hasta el año 2019 de no mediar mejoras a nivel macro y postergar gastos ya comprometidos para los ejercicios 2017-2018.

Varios analistas consideran que tanto la proyección del PIB como el precio del cobre son demasiado optimistas. En el caso del cobre, su precio estimado no coincide con los escenarios de costos actuales en la minería ni a factores externos tan importantes como la desaceleración de la economía china.

Con el fin de graficar la repercusión de una proyección exagerada, el Ministro de Hacienda, Rodrigo, Valdés ya había advertido que cada centavo que baja el precio del cobre impacta en cerca de US$ 50 millones los ingresos del Estado.

En la inédita sesión del martes 13 de octubre, en la que Valdés explica el proyecto de Presupuestos 2016 ante la Sala de la Cámara de Diputados, grafica un escenario bastante pesimista para el precio futuro del cobre. Se refirió a esta situación como un “shock grande” para Chile y fue enfático en señalar que el país debe comenzar a acostumbrarse a un precio del cobre más bajo y no dar por sentado las utilidades de la minería como lo ha hecho hasta ahora. Los proyectos y presupuestos de deberán establecer dentro de parámetros más restringidos, sin apostar al rebote del precio del cobre, porque la tendencia siempre será a la baja.

Entonces, hay que aprender a vivir sin el sueldo del cobre como único y principal recurso. No se saca nada aumentando la producción con estos precios, la estabilidad debe estar basada en planes de ahorro, reducción de costos y revisión de proyectos. Tarde ya para decirlo, pero esta política debió haber sido adoptada por Codelco mucho antes de llegar a estas cifra.

¿Se acabó la gallina de los huevos de oro?